Visitas

sábado, 12 de octubre de 2019

LOS WAQUEROS NOS ROBARON EL PASADO



Sígsig se caracteriza por ser un emporio arqueológico, aquí tenemos el Abrigo Rocoso de Chobshi en el cual pernoctaron los primeros habitantes del Ecuador hace 10000 años, el castillo de Chobshi y Zhabalula que para mucho fue el centro de organización de la cultura kañari. Por otro lado en estas tierras se han llevado a cabo importantes hallazgos arqueológicos, al respecto a manera de síntesis permítanme transcribir un interesante e importante estudio titulado “Sepulturas Ricas de Oro en la Provincia del Azuay”, del Dr. Max Uhle “…

Una de las cosas más notables de la provincia del Azuay son los grandes hallazgos de oro que se han hecho en varias partes, hace ya muchos años, especialmente por huaqueros… Los puntos más famosos por los hallazgos de oro han sido: toda la región de Chordeleg (desde 1856); la del Sígsig (1899)… en Sigsig habían solo doce de tales sepulturas; pero estas muy ricas, más o menos una cuadra más debajo de la calle Corral del pueblo, a los dos lados de la calle Vega. Los pozos del Sígsig contenían nada más que objetos y cuentas de oro…

 Un pozo del Sígsig contenía 44 libras; otro más de dos quintales de oro;… Las formas varían: habían placas redondas de oro, zarcillos, narigueras, brazaletes, cascabeles, coronas o “llautos”, escudos de defensa (sin madera) gruesos; también instrumentos de música como rondadores y flautas; redondeles de oro macizo, fundido, de tres libras, vasos de oro, medio globular, de mayor a menor en largas series. El espesor de los objetos era variado, de 1mm a 1cm, los escudos de defensa eran gruesos. Muchos de los objetos eran ornamentados con figuras, líneas, etc”  (Max Uhle, 1922).



Corona Cañari.

Lamentablemente la mayoría de las tumbas encontradas en el cantón fueron saqueadas inhumanamente y vendidas a tal punto que se crearon pequeñas asociaciones de waqueros con el fin de robar el pasado para enriquecer económicamente su presente; así apunta Segarra: “La huaca se descubrió la tarde del domingo, 2 de julio de 1899, y esa misma noche se organizó una sociedad de hecho para su explotación y se acudió a Chordeleg por expertos huaqueros Juan y Manuel Iñiguez y Antonio Serrano, mientras don Ignacio Samaniego se ocupaba del aspecto legal del denuncio. Antes y después de ese hallazgo, dicho señor Samaniego promovió numerosas campañas en Pedernal, Santopamba, Palopamba, y otros sitios del Sígsig” (Segarra, 2000:93).

Al fin de una excavación, los huaqueros se repartían proporcionalmente, o en iguales partes, su producto, despedazando los objetos para igualar las acciones, y de ninguna manera consentían en el precio para que uno quizá pudiera coger un objeto entero, ni tampoco consentían vender pronto por nada… Los objetos revestidos de oro o plata se desvestían aprovechándose solo los metales; el resto se botaba” (Max Uhle, 1922).  

Lo poco que se ha logrado conservar de estos hallazgos, nos ha dado a conocer el estado de cultura y el grado de desarrollo a que había llegado aquella nación. Por fortuna Marshall Saville escribió un libro sobre las piezas extraídas en el año de 1899, titulado "The gold treasure of Sigsig, Ecuador”. Algunas de estas piezas se hallan en el Museo del Indio Americano, Fundación Heye.
A continuación detallamos las piezas de Sígsig que se encuentran en el Museo Nacional del indio americano: (Colección de oro de Saville).

 

Corona Cañari

Gracias a los waqueros que en otras palabras son los más sínicos ladrones que pueden existir perdimos una importante parte de nuestro patrimonio.
En la actualidad todavía persisten éstas personas que hacen de las suyas destruyendo nuestro patrimonio para quizá adornar su sala o alimentar una cuenta bancaria producto de la comercialización ilegal…

Es una pena que se pongan un valor económico al patrimonio…
Para finalizar el valor del patrimonio cultural, natural, religioso, arqueológico e inclusive familiar es el que la gente sienta y otorgue como un algo que forma parte de lo que somos y que nos representa íntimamente. Al patrimonio simplemente o lo valoramos en especies, o lo valoramos como lo que es... una imagen de nosotros mismos.

 En este sentido y considerando que “los bienes culturales son uno de los elementos fundamentales de la civilización y de la cultura de los pueblos, y que sólo adquieren su verdadero valor cuando se conocen con mayor precisión su origen, su historia y su medio” Convención de la UNESCO.
En otras palabras el valor real del patrimonio es él que el pueblo mismo le da... y creo que en nuestro cantón, éste aparentemente todavía no es muy alto.







jueves, 1 de agosto de 2019

Museo exhibe 100 piezas de la Cultura Cañari


Objetos de las culturas Narrío, Tacalshapa y Cashaloma y de incas, se exponen en el museo Padre Víctor Vázquez Suárez de la Casa de la Cultura, Núcleo del Cañar. Vestigios cerámicos, líticos, ucuyayas y restos óseos que cuentan la historia prehispánica se conservan en el Museo Arqueológico Padre Víctor Vázquez Suárez, de la Casa de la Cultura, Núcleo del Cañar.

Son 100 piezas de los tres períodos que tuvo la Cultura Cañari: Narrío, Tacalshapa y Cashaloma, además de objetos incas que se encuentran en exhibición en dos salas. El recorrido se inicia con un cuadro que recrea la leyenda cañari sobre los hermanos Kusikayo y Atawri, quienes sobrevivieron al diluvio, se casaron con dos guacamayas y así dieron origen a esta civilización. En el lugar también se ubican dos maquetas con escenas de la vida cotidiana de los cañaris, gente en labores agrícolas, los animales, los hombres tejiendo y la vivienda, que ancestralmente era fabricada con adobe y cubierta de paja. En la sala 2 se observa la antigua vestimenta cañari, que consistía en una túnica larga, una capa y las oshotas.

Los caciques portaban una corona y bastón de mando, según la jerarquía. En esta sala, la pieza más importante es una curaca cañari, que es un monolito que data de 1250 antes de Cristo. Esta pieza, de 30 centímetros de alto, tiene una serpiente en la parte delantera y un par de guacamayas atrás. Se destacan las ucuyayas de la Cultura Narrío, objetos trabajados en hueso, piedra y concha spondylus. Se trata de collares-amuletos que eran usados en rituales y servían para “domesticar” al Uku (espíritu), que en la cosmovisión indígena se refiere al mundo de abajo. Se exhibe un cráneo deformado hallado en la parroquia General Morales. Miguel Dui, encargado del museo, explica que “esta técnica fue practicada por la cultura inca en la región cañari para mostrar superioridad y jerarquía con fines religiosos”.

La deformación se generaba por la aplicación de tablillas atadas con ligaduras para presionar la caja craneana durante la niñez. Entre los restos óseos, también se encuentra el esqueleto de un adulto, que fue desenterrado del Cerro Narrío. “En el pueblo cañari, al igual que en otros pueblos andinos, se creía en la inmortalidad del alma, por ello los sepultaban con alimentos, bienes, herramientas, vestimenta y ajuar con objetos de metal precioso”, explica el guía. 

Este ajuar variaba de acuerdo a la posición social, política y religiosa del difunto. Cerámica Entre los restos cerámicos se encuentran ollas, cuencos, ollas trípodes y vasijas, tanto de la Cultura Narrío como de la Cashaloma, estas se diferencian por su forma y su color, aunque su rasgo característico es la superficie tratada con pulimento poscocción. De las piezas líticas se destacan objetos hallados en la parte baja del cantón Cañar, como las parroquias General Morales, Chontamarca y San Antonio de Paguancay. Se conserva un petroglifo que, según información de la Casa de la Cultura de Cañar, servía para orientarse en el tiempo y espacio, muy parecido a un calendario. También sobresalen las hachas, mazas estrelladas, morteros, metales y manos de moler. De los incas, cuya presencia en territorio cañari data de fines del siglo XV con una duración de alrededor de medio siglo, se conservan algunas piezas en el museo.

Fuente

lunes, 29 de julio de 2019

Grabados en piedra cuentan la cosmovisión Cañari

Los petroglifos son símbolos de los primeros asentamientos humanos que llegaron a las tierras cañaris, indican tiempos antiguos, marcan las rutas que tomaron y evidencian la cosmovisión, según relata Belisario Ochoa, investigador y vicerrector de la Unidad Educativa Quilloac.


Wiwaconapa, piedra energizada donde descansan los animales.


Indicó que estos grabados son las huellas de los pobladores del pasado. Cada una contiene gráficas diferentes como: circulares, espirales, rayas, hoyos, serpientes, sol, arcoiris; además hay símbolos relacionados con la matemática contable.

“En el petroglifo de la parroquia San Antonio hay grabados de huellas en espiral con hoyos que marcaban el calendario lunar. Estos símbolos eran utilizados para el análisis astral, explican los tiempos de lluvia, sequías, heladas”, agregó el docente.

En los patios de la Unidad Educativa Quilloac se conservan varias de estas piedras grabadas, como la piedra lunar, la wiwaconapa o piedra energizadora, esta última según el docente, permite en las noches el descanso de los animales ya que durante el día concentran la energía solar.


En la zona oriental y occidental del cantón se han encontrado alrededor de 50 petroglifos, algunos grabados están concentrados como en el caso de las parroquias Gualleturo y San Antonio y otras dispersas en el caso de Cañar, Chorocopte, Juncal y General Morales.

Significados
La imagen del círculo significa la luna, el espiral marcado a la izquierda indica el retorno permanente del tiempo, los espirales marcados a la derecha representan el tiempo progresivo y la relación que guardan con todos los seres de la naturaleza. 

Los espirales juntos muestran la unión de las sociedades de aquella época. Las serpientes expresan la unión entre este mundo y el espacio, son las armonizadoras.


Juan Pablo Vargas, arqueólogo del Departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales del Municipio de Cuenca, expresó que los petroglifos son las manifestaciones gráficas rupestres que hay alrededor de todo el planeta, incluido la zona sur del Austro del país. 

Para la zona cañari y según la mitología de este pueblo, el funcionario indicó que la importancia de estos objetos encontrados están relacionados con el ciclo agrícola para entender y aprovechar de la pachamama, los tiempos de la preparación de los suelos, cultivos y cosecha.

Vargas agregó que de acuerdo a las aproximaciones teóricas se han obtenido una lista de posibles usos: para ceremonias de petición o agradecimiento, para fechas o situaciones específicas; también podían ser espacios escultóricos, de congregación entre caciques.


sábado, 5 de enero de 2019

Templo Kañari de Pinllo

Oculto por el tiempo encontramos la ruinas de uno de los templos mas curiosos y no conocidos los mismos abandonados a su suerte, el mismo que no ah sido sujeto de ninguna investigación ni restauración en lo alto encontramos varios vestigios como una impresionante apachita de mas de seis metro de alto.


 Podemos observar los antiguos muros que aun están en pie rodeando la montaña.







 Una apachita de aproximadamente seis metros de altura lastimosamente existieron dos de ellas a modo de portones al ingreso del cerro pero una de ellas fue destruida por huaqueros pero en la actualidad la custodia la comunidad.



 Una pequeña meseta a modo de templo.


















Templo Kañari de Hatobolo

 
En su base podemos encontrarnos con esta magnifica piedra tallada se desconoce su utilidad, podemos ver un pequeño petroglifo en forma de estrella ( posiblemente corresponda a alguna estrella en el firmamento a modo de piedra mapa como veremos posteriormente.







 Recorriendo su base podemos encontrar esta cara de piedra la misma que se encuentra tapada por la vegetacion y el tiempo que ah pasado oculta.

 Piedra de forma curiosa posiblemente parte de algún soporte para la estructura.

 Parte de los muros que aun se encuentran en pie cabe recalcar que el tiempo ah corroído casi toda la estructura.
 Al llegar a la sima podemos observar que la llegada al templo es en forma circular o espiral.


Algunos pequeños muros que aun permanecen en pie.















 Una de las espirales es claramente apreciable.

 Aquí observamos una piedra soporte de la estructura.


 Posiblemente había flujo de agua por esta canal el mismo que es bien pronunciado a medida que se asciende.
 Parte de los muros que van alineados.


 Piedra con talla de la Cruz del Sur oh Chacana.


 Calzada empedrada en la gran parte de su ascenso.

 Una pequeña estructura la misma que fue saqueada al parecer por huaqueros inescrupulosos que destruyen las estructuras y la Cultura en si por bajos instintos de riqueza.





Piedra mapa.