Visitas

sábado, 5 de mayo de 2018

Cerro Yanacauri





Ubicación Geográfica

El cerro Yanacauri, se ubica a 2Km del Complejo Arqueológico de Coyoctor, perteneciente al cantón El Tambo, es una montaña considerada desde el punto de vista natural por la belleza paisajística, biodiversidad y por el respeto e importancia que tuvo para los cañaris o coyoctores en tiempos pasados. Se lo considera como componente del Complejo Coyoctor. 

Medios de acceso, tiempo estimado desde el centro de operación, distancia.
Al cantón El Tambo, es posible acceder por dos arterias principales, una que viniendo desde Cuenca por la panamericana Sur, que dista 79Km. Y la otra vía que viviendo desde Zhud, ya sea proviniendo desde el Norte del país Chimborazo, Guayas por la carretera Durán - Tambo. 
El tiempo que dura acceder hasta El Tambo desde Cuenca es de 2 horas, y desde Guayaquil 4 horas, o si se accede desde Quito 8 horas. 

Desde estos puntos geográficos se puede acceder al cerro Yanacauri en un lapso de 30 minutos. 

Valoración de las Características
Es una elevación con 3.180 m.s.n.m. se halla ubicado al Este del cantón y formando parte de la configuración arqueológica de Coyoctor. Es una montaña de esqueleto rocoso y de forma piramidal, por su falda suroccidental, siguiendo la cuchilla, existe un sendero de ascenso seguramente muy antiguo.

La mayoría de autores que han hablado del Yanacauri coinciden en señalar su función religiosa, identificándolo como un ídolo sagrado de los Coyoctores, habiendo otros que, inclusive, le asimilan la función de un reloj natural. González Suárez confiesa que "En Huanacauri (se refiere a Coyoctor), encontramos los asientos y la mesa, todo trabajado con esmero en la misma roca" (González Suárez, 1968: 198). 

De otro lado, hay escritores que sostienen la posibilidad de que el Yanacauri desempeñó la función de un reloj solar natural. En efecto afirman que, mediante los efectos de luz y sombra, la montaña marcaba las horas. 

Durante la mañana, al interponerse entre el sol naciente, proyectaba una extensa sombra que se prolongaba en el recinto, sombra que iba disminuyendo a medida que avanzaban las horas, mientras en la tarde, una colina vecina llamada Achupillapungo, en forma de ganzúa proyectaba su sombra, en la falda suroccidental del Yanacauri, en estas circunstancias la sombra, en cambio, va creciendo en tanto el sol se pone en el ocaso. Tales hechos y otras observaciones realizadas, no pueden ser circunstanciales, sino más bien son conjeturas válidas que deben ser demostradas con nuevos esfuerzos (Sigüencia Pinos, 1995: 26,27 y 28). 

En cerro Yanacauri tiene una gran importancia para los habitantes de Coyoctor, tienen un gran significado para los cañaris, pero desde otro punto de vista también se lo considera como una montaña, que traducido su nombre al español, quiere decir coloso negro, tiene una ubicación excepcional,  de donde se domina de forma increíble la belleza paisajística, sumado a esto el hecho de contar con una biodiversidad significativa para el cantón.

En su cima existe una considerable planicie con restos cerámicos, con amplia visibilidad en todas las direcciones, constituyendo por lo tanto un mirador natural. En su declive sur, especialmente se nota aún terrazas cultivables.
Glauto Torres Fernández de Córdova, en su “Diccionario Kichua –Castellano” trae las siguientes traducciones:
Huanacauri S. TOP: cerro de los Incas, donde moraba Ayar Uchuy se rendía culto en conmemoración del origen divino de los reyes incas.
Huanacauri S: Estatua de Piedra. El Licenciado Siguencia concluye que: “El Yanacauri traducido al idioma que se interprete; constituye un cerro sagrado, para los primitivos pobladores de Coyoctor y los sectores aledaños.
De esta manera, se convierte quizás en el primer cerro venerado que se ha logrado identificar en Atún – Cañar.
Ubicación
Esta montaña se localiza al noroeste y a menos de 1 Km. De los Baños del Inca.
Clima
Cerro Sagrado “Yanacauri”, se caracteriza por su clima agradable, variado y acogedor.
Flora
En lo que respecta a la flora se encuentra: Mora silvestre; Romerillo; Arrayán; Floripondio blanco; Licopodios.
Fauna
En la Fauna podemos encontrar: Sacha cuy, venados, conejos silvestres, zorrillos, chucuri.



Complejo Arqueológico de Coyoctor


Los mal llamados baños del inca



Mucho mas antiguos que los Incas se levanta majestuoso el templo kañari de altura conocido como coyoctor cuyo nombre de origen quechua; puesto  que su verdadero nombre desapareció con el tiempo,

El templo se levanta sobre una piedra de arenisca labrada como aposento para las princesas kañaris en honor a su madre progenitora y principal deidad Pagsi nombre en kañari que luego fue convertido a killa (Luna).

El museo posee varios piezas arqueológicas recuperadas en la zona:


Cabeza de serpiente que representa a mama Leoquina oh madre serpiente progenitora de la raza Kañari.


Mortero oh piedra moledora para granos principalmente maiz (mama sara)


Piedra moledora.


Piedra moledora.


Tablilla con inscripciones kañaris aun sin desifrar.




piedra ceremonial.


piedra ceremonial


piedra ceremonial



piedra tallada con figura antropomórfica.



Sigüencia Pinos, al referirse a este monumento dice "Posiblemente las evidencias arqueológicas más notables del sitio o, por lo menos, las que mejor se han conservado, forman un conjunto escultórico ubicado en la parte central del área, al cual se le conoce con el nombre de "Baños del Inca" debido a que, ocupando lugar destacado, se encuentran dos estanques que dan la apariencia de tinas interconectadas. Estas decoraciones están esculpidas sobre una extensa roca, en forma de relieves" (Sigüencia, 1995: 29:). 

La existencia de los llamados "baños" en la arqueología andina, va mas allá de la obra destinada a la satisfacción de una necesidad profiláctica. Esta conducta, que debió ser común a toda la población se efectuaba en los ríos, podios, lagunas y en general en todo lugar donde existía una fuente de agua. 

La ubicación de Coyoctor en el pueblo de El Tambo y su cercanía con Ingapirca, llevan a conjeturar que estos dos lugares estuvieron formando parte de un mismo complejo ceremonial-administrativo en la región. Más aún el escenario ritual se complementa con la toponímica del cerro que se encuentra cerca de Coyoctor. En efecto, el Yanacauri fue un lugar sagrado, a la que se ofrecían productos agrícolas y animales para que fructificasen los campos. 

sábado, 31 de marzo de 2018

Piramide Kañari / Frances Urco

Pirámide escalonada de cinco pisos.

Es lamentable observar como de a poco va desapareciendo nuestra cultura ancestral;abandonados a su suerte y aun en pie como en sus días de esplendor  las pirámides Kañaris majestuosas eh indomables perduran ante su inminente destrucción.

La Comunidad Francés-Urco necesita del apoyo de la ciudadanía que desee aportar para rescatar la cultura y el turismo de nuestras parroquias que están abandonadas en este aspecto, pues solamente tienen ofrecimientos y promesas de instituciones y ninguna ayuda concreta. Pero hay que resaltar que su trabajo no queda allí, ellos poseen un proyecto turístico para este sector y su zona de influencia es este caso los antiguos meandros del río Tarqui en donde se divisa la formación de la Guacamaya;



 el dios totémico de los Cañaris antiguos pobladores de toda la región Austral, el proyecto apoyado igualmente por Revista Cuenca comprende la recuperación de las antiguas márgenes del río con flores de múltiples colores asemejando las alas de la guacamaya.

de la misma manera podemos observar la figura de mama leoquina (madre serpiente) dios totémico de la cultura kañari.



Para satisfacción de las personas que se preocupan de la historia, la Junta Parroquial de Tarqui con su presidente Lcdo. Bolívar Saquipay a la cabeza y sus vocales declararon de utilidad pública estos espacios con la consiguiente ocupación para uso público, lo que es un acierto para que se pueda realizar este proyecto de recuperación y que se pueda tener este monumento histórico para las futuras generaciones.

Melqvisedek.

Templo Kañari de Altura Pachamama








Las ruinas arqueológicas de Pachamama, fueron reportadas por primera vez en el “informe sobre la Investigación de un sector del camino incaico en la zona de Cuenca, Ecuador “, por parte de los investigadores Jorge Guaman, Jaime Idrovo y Jhon Hyslop, quienes en febrero de 1981, escribieron:

"Subiendo a Pachamama (desde Llacao), un poco mas al norte, se encontró el camino empedrado y con abundante cerámica de superficie. El mismo pasa junto a una planicie en donde se pudo constatar la presencia de cimientos confusos, que no permitieron confirmar su configuración.”






“También se encontró otros sitios, el primero con cimentación visible y abundante cerámica, denominado Pachamama...”.



En 1995, el Dr. Ken Heffernan, arqueólogo australiano, con permiso del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, investigo las ruinas de Pacha- mama, dentro del “Proyecto Arqueológico Cojitambo”. En su primer informe presentado a la Dirección Regional del Austro, el 15 de diciembre de 1995,
señala:

“Otro día fue, usado en levantar un mapa y hacer una pequeña recolección de superficie en el sitio arqueológico tardío de Pachamama. 


Pachamama fue traído a la atención del proyecto por el Arq. Antonio Carrillo como un ejemplo comparativo de un sitio Cañarí con evidencia de arquitectura superficial, y un sitio con necesidad de una evaluación arqueológica. Esta
parte del estudio será tema de otro informe especial.”


En abril de 1999, en cumplimiento de lo previsto en el Art. 7 literal j) inciso segundo de la Ley de Patrimonio Cultural, y por pedido expreso de la Empresa Municipal de Aseo de Calles de la I. Municipalidad de Cuenca ( EMAC), la Dirección Regional del Austro del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, realizo los trabajos de prospección, delimitación y relevamiento en el sitio arqueológico Pachamama, determinando la existencia de cuatro conjuntos arquitectónicos:




 claramente definidos, además de numerosas estructuras aisladas, basamentos de vivienda, 





 tumbas, pozos de agua y caminos empedrados,





 sobre los cuales se pretenden ubicar el relleno sanitaria de Cuenca, afectando a la mayor parte de los vestigios arqueológicos del sitio. 




DESCRIPCIÓN DEL SITIO.

Ubicación Geográfica.

El sitio arqueológico de Pachamama, esta localizado en la meseta del mismo nombre (en él limite entre las provincias de Azuay y Cañar), a 17 kilómetros de la ciudad de Cuenca, en las parroquias Solano y Javier Loyola de los cantones Déleg y Azogues de la provincia del Cañar, y en la parroquia Llacao del cantón Cuenca provincia del Azuay.



Según la carta topográfica del IGM., AZOGUES- CT- NV-CA- 3885 -IV, a escala 1: 50.000 el sitio se ubica en las coordenadas geográficas 2 o 49'27" de latitud Sur y 78 o 55'24" longitud Oeste, a una altura de 2800 metros sobre el nivel del mar.

Topónimo

El topónimo del sitio. De acuerdo con los pobladores de la zona es Pachamama (quichua); que significa: Madre Tierra; de Pacha = Tierra y Mama = madre.

Características Naturales

Orografía.

La meseta de Pachamama se levanta sobre una pequeña cordillera en forma de U, que se extiende desde el caserío La Raya, al Norte, hasta el caserío El Descanso, al Este. De la cumbre se denomina el valle del rió Burgay, en la provincia del Cañar, y el valle del rió Cuenca, en la provincia del Azuay.

Topografía.

La topografía del terreno es generalmente plana, con pequeñas lomas como las de Tulun, Quichul, Cuevaloma y Tablamachay, en él limite norte. En el Sur, las pendientes pronunciadas descienden hasta el fondo del valle del rió Cuenca.

Suelos.

Los suelos son generalmente de color gris, muy pobres en materia orgánica y elementos nutrientes. Se encuentran erosionados por la acción del agua y el viento, y no presentan condiciones favorables para la agricultura.

Hidrografía.

Las fuentes de agua más cercanas son las quebradas de Chacahuayco y Tuña, que vierten sus aguas en él rió Déleg, afluente del rió Burgay, y las quebradas de Negas, Portete, Aurin y Shiquir, que vierten sus aguas en él rió Cuenca, afluente del rió Paute, que desemboca en la vertiente del Atlántico.

Vegetación natural.

La vegetación natural esta constituida por gramíneas y plantas de altura como el laurel de cera, ñacchac, zhadan, chilca, retama, sigse y helechos. En las pendientes se observan pequeñas manchas de chaparro bajo y plantas de eucalipto, capulí, guaba, chilca y laurel.

Fauna.

La fauna es muy restringida, y tiene como representantes al ratón, conejo, tórtola y numerosas aves de rapiña.

Clima.

El clima es “Ecuatorial mesotermico semi –húmedo”, con dos estaciones variables: verano e invierno. La temperatura oscila alrededor de los 18 grados centígrados y la pluviosidad anual alcanza los 500 milímetros.

Tenencia de la tierra.

Los terrenos fueron inicialmente comunales, de propiedad de los campesinos de las parroquias: Solano y Javier Loyola de los cantones Déleg y Azogues de la provincia del Cañar, y LIacao del cantón Cuenca, provincia del Azuay. Sin embargo, debido a la invasión por parte de los miembros de una Cooperativa de  taxis "El Relámpago", el IERAC, adjudico la meseta de Pachamama, en una superficie de 94, 69 hectáreas a la I. Municipalidad del cantón Cuenca,el 12 de julio de 1993 , en la suma de $3.787,600.

En la Cláusula Única de la "Providencia de Adjudicación", consta que "las tierras materia de esta adjudicación estarán sujetas para su utilización de acuerdo al plan de manejo propuesto por la ilustre Municipalidad de la Ciudad de Cuenca; de igual manera, aplicara la Municipalidad del cantón Déleg" ( en que terrenos?).

Las ruinas olvidadas de un Observatorio Kañari



En la cima del cerro Ingapirca, cubierta de maleza, musgo y árboles, está lo que posiblemente fue una casa o templo cañari. Con la respiración acelerada y el sudor que corre por la frente, llega don José Guapizaca de 85 años y muestra el camino que lleva a la cima del cerro sagrado




Sujeta bien su palo de madera, mira hacia arriba y señala la ‘muela del inca’, una formación rocosa en forma de triángulo y de un color blancuzco. Asegura que para llegar a los vestigios arqueológicos hay que llegar hasta ahí, siguiendo el sendero de tierra y piedras.

Toda su vida ha transcurrido en el sector y conoce las historias. No solo eso, sino que se siente identificado con cada palabra que dice. “Es una casa de piedras, pero eso ha estado botado ahí nomás”, asegura. Cuando era niño visitó varias veces el lugar, pero ahora no se atreve a llegar porque las rodillas le duelen.




Comenta que fue hogar de los incas, al igual que los cerros Ingapirca, Guagualzhumi y El Calvario. “Le digo porque todos eso ha estado lleno de tiestos, hechos por ellos, pero se han ido llevando”, comenta el lugareño.


La caminata se emprende por un camino de tierra y piedras, que van en una subida constante. El sendero está rodeado de plantas, árboles y vegetación. El cansancio se hace sentir rápido y, si no se está acostumbrado a la altura, el oxígeno falta, mientras la brisa fría golpea en el cuerpo, en contraste con el calor que producen tantos minutos de caminata.

Durante una hora, hay que seguir a pie, es recomendable hacerlo en compañía de algún baqueano, porque ir solo representa un riesgo y es el de no encontrar el camino de vuelta. “Eso cerros son celosos, te cogen y no te quieren dejar ir”, relatan los mayores de Paccha.




Una vez en la cima, hay que seguir caminando. En ese punto, la gran ‘muela del inca’, que es la señal desde la parte baja, es invisible, pues al estar a la misma altura no es factible poder detallarla.

En medio de abundantes arbustos, plantas y árboles, se encuentra la casa. Son sobreposiciones de piedras y en las paredes también hay pequeños huecos, que posiblemente sirvieron para colocar cosas.

Son vestigios arqueológicos, que el experto Napoleón Almeida -recientemente fallecido-, durante una entrevista con este medio de comunicación, reconoció como parte de los tesoros que hay cerca de Guagualzhumi.

Esta casa mide un metro y medio de altura, aproximadamente; tiene dos “entradas” a cada lado y mide unos 10 metros de largo por unos cinco de ancho. Desde ahí se tiene una mirada panorámica de lo que es Paccha y parte de Nulti.

El piso es de tierra, y aunque se cree que los cañaris preferían hacer la construcciones en forma elíptica o redonda, es importante saber que también tenían casas rectangulares como lo plantea Gustavo Reinoso, en su libro ‘Los cañaris en el incario y la conquista española del Tahuantinsuyo’.




Guapizaca, aunque a su edad se siente incapaz de subir el cerro, asegura que es un espacio lleno de magia en donde vivieron los incas y, por lo tanto, tiene ahí un sinfín de historias. Entre las leyendas que suele contar está la de la ‘Mama Huaca’.

“Ha habido oro, oro arqueológico de ese que han dejado los incas, pero no es posible encontrarlo. Hemos visto siempre los churucos, pero jamás hallamos nada”, asegura el abuelo, quien además es famoso por contar las historias de su natal Paccha, mientras vende el pan que solo él sabe hacer a leña.



La Mama Huaca, Paccha

En todos los sitios del Azuay o Cañar en donde hay cerros sagrados existe la leyenda de la Mama Huaca. Aunque siempre varía, depende del lugar, los relatores y las experiencias de cada uno.

Para José Guapizaca esta es una de las leyendas que más ha marcado en su vida. Asegura que, cada vez que hay luna nueva, se ve en el cerro Ingapirca un churo de color azul, muchos se han ido tras él, porque supuestamente era el reflejo o la señal de que existía ahí oro puro, pero no han regresado jamás.


Hay una mujer que se llama la Mama Huaca, quien es una señora que lleva par de trenzas, una pollera y una blusa florida.

Tiene rostro angelical, pero cuando llegan al fuego se convierte en una bruja malvada que se lleva a los que suben hasta la imponente cima del cerro.

“Ella ha sabido llevarse a todos”, asegura el mayor que es uno de los miembros más antiguos de la comunidad de Paccha, quien cuenta las historias.

Fvente: http://www.eltiempo.com.ec/noticias/intercultural/27/431603/las-ruinas-olvidadas-de-una-casa-canari

sábado, 8 de abril de 2017

EL GRAN VIAJE, VIDEOJUEGO CUENCANO CON UNA HISTORIA CAÑARI

Hicimos una validación en un colegio y cuando los niños terminaron de jugar decían "yo quiero ser cañari", fue la primera vez que había escuchado eso. Ernesto Santos en el lanzamiento del demo del videojuego.


Por Juan Pedro Murudumbay
"El gran viaje", es una historia Cañari que nace de un proyecto de investigación de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, El Ministerio de Cultura y Patrimonio con la participación del Museo Pumapungo; el resultado es un videojuego en el contexto histórico y antropológico del territorio Cañari cuyo protagonista es Nina Samay o Alma de Fuego, un joven de 15 años que tiene como misión llegar a Shabalula, sitio arqueológico de ocupación Cañari, en busca de sus padres y refugio. Iniciando una travesía incierta en la cosmovisión de la cultura Cañari y el territorio de su desarrollo.

​Uno de los objetivos principales del videojuego es revalorizar aspectos culturales de la región de una manera innovadora mediante el uso de tecnologías digitales; aportando a la difusión de contenidos históricos, iconográficos y semánticos cañaris, mezclados con elementos de su mitología interpretada desde lo fantástico.  
"Tenemos una larga historia y tradiciones de nuestros pueblos ancestrales"
Bajo la Dirección de Ernesto Santos (diseñador y magister en Diseño Multimedia por la Universidad del Azuay), profesor de la Universidad de Cuenca y gestor del proyecto se desarrolló la versión demo de "El Gran Viaje", diseño a nivel de propuesta que fue presentado este 22 de marzo en el Museo Pumapungo con la exhibición de 40 obras, esto con el fin de mostrar al público presente el proceso de desarrollo del videojuego. A partir de su lanzamiento, se prentende buscar la inversión pública y privada para la finalización del juego en su totalidad, que se realizará en los próximos años.

"El proyecto inicialmente fue pensado desde un punto de vista tecnológico para el aporte cultural; nosotros tenemos una larga historia y tradiciones de nuestros pueblos ancestrales, con mitologías y seres fantásticos que están ahí y muchas de las veces no hacemos uso de ellos" explicó Ernesto en su discurso en el evento de apertura.
 
Miembros del proyecto en el lanzamiento del demo del videojuego en el Museo Pumapungo
Santos agradeció a la Universidad de Cuenca, a Esteban Torres quien es decano de la Facultad de Artes, al Ministerio de Cultura y a su equipo de trabajo: a los diseñadores Andrés Montesinos -quien desarrolló el diseño de la interfaz- y Xavier Cuenca -quien fue el encargado del desarrollo y ambientación- (los dos diseñadores por la Universidad del Azuay). Los músicos: Carlos Freire, Jonathan Ruiz y Andrei Pacheco, responsables del soudtrack y diseño de audio del videojuego; finalmente, a los estudiantes de la Universidad de Cuenca Eliza Gutiérrez, Wilson Cevallos y Diana Minga; entre otros, quiénes se llevaron los aplausos del público presente.

Santos sostuvo que la problemática básicamente es que los medios tradicionales hoy en día son aburridos para las nuevas generaciones, por lo que ellos buscan estar ligados a la tecnología y desde ese punto de vista la solución fue simple, tomando esos elementos culturales que estaban ahí para generar un nuevo enfoque mediante el manejo de los sistemas digitales informativos, en este caso: el videojuego.

 "Los niños cuando terminaron de jugar lo que dijeron fue:
​yo quiero ser cañari"
"Hicimos una validación en un colegio con un grupo de doce chicos entre: 10 a 12 años y al momento de finalizar el juego los niños expresaron: "yo quiero ser cañarí", cuando uno se da cuenta de eso ve que el impacto es profundo, fue la primera vez que había escuchado eso" mencionó Santos. "Todos provenimos básicamente de una misma nación y hoy en día con el pasar de los años; la colonización y la invasión, han hecho que los pueblos se dividan y adquieran un nombre; pero si realizamos una investigación más a fondo encontramos que todos venimos a ser parte de lo mismo", expresó.

El proyecto en sí consta de tres resultados: Primero, la exposición de 40 obras con el proceso del desarrollo del videojuego: la investigación, el bocetaje, el modelado, la animación, etc. Segundo, se encuentra también disponible el sitio web del proyecto en el que se puede bajar gratuitamente el libro digital en que consta todo el proceso de investigación. Finalmente se puede descargar un demo del videojuego totalmente gratis. El videojuego es apto para todo público. 
 
 
 
 "Profesionales hay, buenas ideas hay; pero se necesita ese soporte económico"
Este juego sería el sexto que se crea en el Ecuador, y a su vez el tercero que se realiza en Cuenca. Muchas de las veces este tipo de proyectos no se culminan o se quedan estancados debido a la falta de aportes económicos. Este negocio es un campo de imaginación, exploración pero lamentablemente si se desea continuar se necesita inversiones millonarias como es el caso de países como Estados Unidos, quienes desarrollan la mayor parte de los juegos exitosos como "San Andreas" o "Far Cry".

"Este es un nuevo modelo de negocio en el que Ecuador todavía no se mete, desde mi punto de vista esto se debe a que no hay ese soporte, esa inversión de empresas públicas o privadas para poder mantener este tipo de proyectos a lo largo de 3 a 4 años" Ernesto espera recaudar el financiamiento requerido y poder finalizar el proyecto en su totalidad.
En el evento también intervino el Economista Jhonatan Kouperman, coordinador zonal del Ministerio de Cultura y Patrimonio, quién felicitó a las personas que fueron parte del proyecto por tomar en cuenta los elementos de nuestra identidad y nuestras raíces para la creación del videojuego.

​Por su parte el Mst. Esteban Torres, decano de la Facultad de Artes, expresó: "Estos profesionales:
Ernesto, Xavier, y Andrés; alguna vez estuvieron en las aulas y en una de ellas yo fui su profesor; fueron estudiantes muy proactivos, muy generosos con su talento, ahora ellos son mis maestros, estos jóvenes han usado una gran cantera de nuestra cultura y eso es importante". Por otro lado, expresó sentirse orgulloso del trabajo de los profesionales y estudiantes que formaron parte del proyecto, "quiero embarcarme en este gran viaje lo más pronto posible", expresó.
ilustraciones de Xavier Cuenca expuestas en el Museo Pumapungo
Hablamos con Wilson Cevallos, estudiante de la Facultad de Artes quién fue parte del desarrollo, nos contó que resultó seleccionado junto a su compañera Eliza Gutierrez. Ambos eran alumnos de Ernesto Santos quién los convocó por tener las notas mas altas del curso en la materia de modelado 3D y les propuso ser parte del equipo. Wilson y Eliza trabajaron en equipo creando la malla poligonal de los personajes que posteriormente fueron texturizados, trabajaron en los personajes, algunos objetos como tótems y vasijas, algunas edificaciones como el castillo en ruinas, árboles y rocas que son parte de las escenas del juego 

"El mismo hecho de formar parte del grupo del videojuego es una gran experiencia para mí; formar parte del grupo y conocer el proceso de desarrollo y las etapas es algo nuevo e importante que se debería dar a conocer más a fondo e impulsarlo abriendo un nuevo campo laboral y este tipo de proyectos deberían tener más apoyo por parte de las autoridades para poderlas desarrollar". explicó Wilson.

Conoce más acerca del proyecto y descarga el libro y el demo del videojuego totalmente gratuito aquí: 
elgranviaje.net

sábado, 17 de octubre de 2015

El estudio del Puñay, con nuevos resultados

El cerro Puñay es un punto arqueológico referencial, que se creía que tenía forma de guacamaya; nuevos estudios revelan que es antropomorfo.




La Expedición Puñay, como se llama el proyecto generado por la Escuela Politécnica de Chimborazo y el Municipio de Chunchi, incluyó la tecnología dentro de sus estudios. Después de la última valoración que se hizo en la montaña se determinó que el cerro es antropomorfo. El sitio arqueológico patrimonial corresponde a un conjunto de estructuras de tipo piramidal, explica Cristiam Aguirre, uno de sus descubridores y jefe del grupo de estudios del cerro sagrado. “Este complejo se forma con dos plataformas elípticas, unidas a través de una terraza de tipo trapezoidal, a unos 4 metros de diferencia en altura, respecto de las dos plataformas”. Según el arqueólogo, en los alrededores de la montaña se encuentran ciertas características piramidales a manera de terrazas escalonadas con una orientación predominante noreste, las de mayor extensión, y con orientación noroeste la continuación de terrazas escalonadas de menor dimensión. Incluso, agrega Aguirre, de acuerdo con los detalles arquitectónicos que tiene el denominado pukara (monumento del mundo andino) se puede determinar que la pirámide escalonada termina en dos plataformas circulares, tiene pisos semicirculares y dos rampas de acceso, por lo que se la podría vincular con el cerro del diluvio de la Cultura Cañari. 

Desde el aire, la montaña tiene la forma de un ave. En el primer estudio se creía que era como una especie de guacamayo. Sin embargo, cuenta César Ortega, del Municipio de Chunchi, ahora se la ve como un ave, pero acostada. “Se la puede relacionar con el culto que el pueblo Cañari tuvo”. Según la leyenda, hace 4 657 años, la cima del Puñay habría sido un centro religioso ceremonial para los cañaris, quienes descienden de la mítica guacamaya. “Primero se estableció una base desde donde partieron las demás terrazas, que luego formaron el cuerpo del ave”, añade Ortega. El Puñay, además, y al igual que el resto de pirámides de Sudamérica, termina en dos plataformas elípticas; una de ellas cuenta con dos rampas que tienen la alineación astronómica, la una relacionada con el equinoccio (21 de marzo y 23 de septiembre) y la otra con el solsticio (21 de junio). Para el antropólogo Patricio Carrillo, el trabajo tiene una sustentación técnica e histórica: “No responde al imaginario, sino que existe un fundamento científico por la labor arquitectónica e interpretativa. Tucumera (Señor de Sipán), que se encuentra en el Perú, es la pirámide considerada la más larga del planeta, y el Puñay la supera con 120 metros”. Precisamente dos de los integrantes de la Expedición Puñay estuvieron en Perú, la semana pasada. Ahí se analizaron las similitudes de las pirámides que existen en ese país con el cerro ubicado en Chunchi. Aguirre dice que se trata de una pirámide de siete pisos, que tiene forma en alto relieve. 

Tiene 540 metros en construcción y 55 metros de altura. “Quienes hicieron el trabajo debieron tener conocimientos en diseño, ser arquitectos o ingenieros, para darle esa forma tan peculiar”. La pirámide, además, estaría construida en sus taludes con piedra, arcilla y cal, “esto le permitió soportar la erosión hídrica y eólica”. Diego Andrade, de Drone & Gis, explica que el trabajo que se realizó en el lugar fue levantar fotografías aéreas georreferenciadas del sitio, así como de los alrededores del sector (cerca de 20 hectáreas). Para esto, añade Andrade, se utilizó un sistema aéreo no tripulado con equipo fotográfico incorporado de alta resolución. “La fotogrametría digital nos permitió tener tomas satelitales que ayuden a identificar la forma real de la montaña”. La idea de los estudios es generar un parque arqueológico en el que se incluyan tres espacios. El primero es una ruta precolombina que cruza toda la montaña; en el sendero que tiene caminerías empedradas se pueden realizar actividades deportivas de aventura. Otro es, justamente, en la pirámide en donde se pueden desarrollar ceremonias ancestrales. El tercer punto del proyecto es crear un centro de interpretación intercultural. El pasado mes de diciembre, el proyecto formó parte de las exposiciones del Congreso Iberoamericano de Patrimonio Cultural. El encuentro se desarrolló en Zacatecas, México. El siguiente paso- y previsto para mediados de este año- es iniciar el proyecto de estudio de la ocupación precolombina en la zona. A partir de esta investigación se podrá conocer la dinámica cultural de la montaña, desde cada una de sus estructuras: pisos, plataformas y rampas. Esto será a escala de la excavación arqueológica.